Macron forma parte de ese establishment europeo que está haciendo las políticas de la extrema derecha desde el centro del hemiciclo

Marina Albiol, Eurodiputada y portavoz de Izquierda Plural en el Parlamento Europeo y responsable de la Comisión de Relaciones Internacionales de Izquierda Unida.

Artículo publicado en eldiario.es

Los resultados de las elecciones francesas no deberían sorprendernos. Son el reflejo electoral de la situación que están engendrando las políticas que promueve la Gran Coalición de conservadores, liberales y socialdemócratas que gobiernan la Unión Europea. Son políticas basadas en los recortes a los derechos y servicios públicos, el único mecanismo de redistribución de la riqueza existente en la actual Unión Europea, por lo que su primera y más directa consecuencia es el aumento de las desigualdades. Para cumplir las exigencias de un déficit inferior al 3%, el Gobierno socialdemócrata francés aplicó recortes por valor de 50.000 millones de euros, el 40% de los cuales fueron al sistema de salud y a los sistemas de protección social para las personas paradas o jubiladas.

A pesar de que estas políticas enfrentaron a Hollande con las bases de su organización política y con los sindicatos, el presidente francés hizo los recortes no por una imposición de Bruselas como algunos intentaron vender, sino porque su mismo Gobierno fue parte de ese consenso existente en Europa que criminaliza la inversión pública y premia el beneficio ilimitado de las grandes empresas.

De esta manera, las empresas del CAC-40, que agrupa a las cuarentas principales sociedades de la bolsa de París, sumaron beneficios por encima de 75 millones de euros en el año 2016. Mientras se recortaban los subsidios por desempleo, el director ejecutivo del banco BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, cerraba el año con 7.700 millones de euros más.

Además de ello, el Gobierno de Hollande también ha sido un actor principal en el refuerzo de la Europa Fortaleza. Francia ha sido un actor fundamental en la política de externalización de fronteras de la Unión Europea, y a través de sus relaciones neocoloniales con muchos países africanos ha sido promotor de los acuerdos con diferentes estados de África a través de los cuales la UE está armando y financiando a algunos gobiernos para el control de las rutas migratorias.

Dentro de su propio territorio hemos visto el crecimiento de dos enormes asentamientos informales de personas migrantes y demandantes de asilo en Calais y Dunquerque. No sólo fue un Gobierno incapaz de atender las necesidades de estas personas, que vivían en condiciones de auténtica miseria, sino que su respuesta fue enviar ahí a la Policía antidisturbios para su desmantelamiento inmediato y sin alternativas.

Estas políticas son las que empobrecen a las capas populares y las que presentan a las personas venidas de fuera como enemigas de las trabajadoras y trabajadores que, cada vez más empobrecidos, deben competir por los escasos recursos públicos a su disposición. Estas son, en definitiva, las políticas que han aupado a Le Pen a su posición actual, las responsables de que haya pasado a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Los partidos que hasta ahora habían mantenido la hegemonía no tenían intención de enfrentarse a la extrema derecha políticamente. Más bien, al revés, han asimilado gran parte de su discurso para así enfrentarse a ella electoralmente.

Esta situación ha generado una crisis de los grandes partidos tradicionales, el Partido Socialista y Los Republicanos, que han sido incapaces de leer los cambios políticos en los que estamos inmersos a nivel europeo. Sin embargo, las élites económicas de las que dependían han sido capaces de solucionar este problema a través de la creación de un tercer espacio, representado por Macron, que nace para la continuidad del antiguo modelo político. De esta manera, Macron se ha convertido en el defensor del statu quo, pieza fundamental para mantener la senda de recortes en las conquistas sociales de la última mitad del Siglo XX.

En el campo de la izquierda francesa, la campaña de La France Insoumise ha sido capaz de generar un movimiento social fuerte y de obtener unos resultados excepcionales. Sin embargo, no ha podido capitalizar todo el voto perdido por el Partido Socialista y el descontento generalizado con las políticas del anterior Gobierno. A pesar de las movilizaciones que han caracterizado la legislatura de presidencia de Hollande, particularmente las que se produjeron contra la reforma laboral, se encontraban ya en un momento de reflujo. Y si hay algo que en la izquierda no podemos olvidar, es que la lucha social es imprescindible si pretendemos imponer nuestra política. Si no somos capaces de generar y organizar la contestación a unas políticas injustas para la mayoría, no podremos crear una base amplia de personas que apuesten por cambiar el sistema desde su raíz.

Además de esto, el nerviosismo que despertó la buena posición de Mélenchon en las encuestas generó una campaña en su contra del tipo al que desgraciadamente ya estamos acostumbradas en la izquierda del Estado español. Entre los dirigente más derechizados del Partido Socialista, que llamaron a votar a Macron para frenar cualquier opción progresista, y los voceros de los poderosos, que igualaban a Mélenchon y Le Pen en un intento de asimilar dos modelos contrapuestos, consiguieron su objetivo: apuntalar al candidato que representaba los intereses de las élites económicas.

De cara al próximo 7 de mayo es imprescindible ser consciente de que no serán Macron y las políticas que encarna quienes frenen el fascismo de Le Pen. Macron forma parte de ese establishment europeo que está haciendo las políticas de la extrema derecha desde el centro del hemiciclo. Macron, igual que Le Pen, significa reforzar los controles fronterizos y aumentar las deportaciones, pero también significa mantener unas políticas al servicio de la élite económica que seguirán generando desigualdad. Aunque ahora intente presentarse como la candidata que representa los intereses de las capas populares, no podemos olvidar que el programa económico de Le Pen no cuestiona en absoluto el actual modelo, simplemente pretende que la sede de su Banco Central no esté en Frankfurt sino en París.

Y el reto pasa por seguir construyendo ese proyecto político de izquierdas capaz de combatir a la extrema derecha en las calles y en las urnas, que luche contra las fuerzas reaccionarias como el Frente Nacional sin dejar de denunciar a la Gran Coalición de conservadores, liberales y socialdemócratas, que recogen sus propuestas. Solo una alternativa a escala europea, basada en la unidad y en la movilización parará a la xenofobia y sus políticas.