IU, debate en la dirección federal
(Asamblea Político y Social Federal de IU de septiembre de 2018)

Alberto Arregui (miembro de la Coordinadora Federal y de la APS de IU Federal)

Reproduzco a continuación mi intervención en la reunión de la dirección federal de IU, celebrada el sábado 8 de septiembre en Madrid, donde se presentó un documento analizando la situación política con el que mostré mi profundo desacuerdo. La peculiar concepción de la democracia interna en IU hace que no se nos permita compartir los videos y audios de las intervenciones, con una sola excepción: los jefes. Por lo tanto, me veo obligado a hacerlo de esta manera esperando que sea del interés de alguien.

Intervención:

Hermanas y hermanos en la causa proletaria:

El documento presentado tiene al menos una cualidad, la de reflejar el estado general de la organización: despiste, ausencia de orientación táctica y estratégica. Nadie sabe a dónde nos dirigimos.

La “joyita” es afirmar que la rebelión democrática del pueblo catalán es contraproducente porque “ha despertado al fascismo”; parece que se le da la razón al programa “Polonia” de TV3 que se mofaba de este disparate españolista. Es lo último que esperaba oír en esta sala. Es igual que decir que el feminismo despierta al machismo, que las huelgas despiertan a la patronal, que las manifestaciones provocan la represión, etc.

Esto es invertir la carga de la responsabilidad en un conflicto; el origen es la existencia de un nacionalismo dominante, el español. Al igual que el conflicto feminista se da a partir de la existencia de una estructura patriarcal dominante en la sociedad, e igual en la lucha de clases.

No sólo es un argumento erróneo que muestra despiste, sino que además conduce a infravalorar lo que ha sucedido en Catalunya, no comprender que se trata de una rebelión democrática del pueblo catalán, independientemente de que sectores hayan hegemonizado más o menos la lucha a partir de la “ausencia” de la izquierda del resto del Estado. Ha sido la pérdida de la mayor oportunidad de hacer caer el régimen del 78.

Pero este despropósito sólo es una parte de la desorientación general que nos lleva a un riesgo muy grave. Hoy, nuestro excoordinador, Gaspar Llamazares, debiera estar contento, pues la colegiada de IU parece que se identifica con una consigna que él defendió y que muchos (algunos estáis aquí) combatimos en su día, cuando el PSOE estaba en el gobierno con Zapatero al frente: “Somos interlocutores del gobierno, una oposición exigente e influyente”.

Caer en eso sería un desastre, la repetición de un grave error, “el día de la marmota”. Y no se trata tanto de “una votación”, por ejemplo, de los presupuestos generales, el voto no es lo trascendente, lo más importante es la pedagogía, y estamos llevando una política que hace concebir esperanzas en el gobierno del PSOE, y eso es un grave error. La política y la economía no se pueden separar, no podemos esperar una política del gobierno PSOE favorable a la clase trabajadora, no va a producirse un milagro.

Desde luego es complejo, es cirugía fina, pero generemos entre todos la orientación necesaria evitando el pragmatismo, como en la fábula del perro que, al ver en el agua el reflejo de un hueso mucho más grande que el que llevaba en su boca, intento cogerlo quedándose así sin ninguno de los dos.

Nosotros tenemos algo pequeño, una organización, IU, que ha atravesado muchas dificultades, pero que es el único punto de apoyo en el que se puede apoyar una palanca de transformación social en el conjunto del Estado español.

¡No diluyamos ese punto de apoyo a cambio de tener más concejales o diputados cediendo en los principios! ¡Defendamos sin miedo la esencia de nuestra organización, la construcción de una izquierda que sí defiende el socialismo, sin dejarnos engañar por pequeñas migajas!

Es difícil, pero es imprescindible ¡Abandonad cualquier espejismo, cualquier esperanza en que el PSOE cambie de posición!

Recojo la cita de Ovidi Montllor que aquí se ha mencionado: ¡No nos conformamos con migajas, queremos el pan entero!